El fantasma de esos errores que creíamos olvidados está bien presente en la red